Torre de almacenamiento

Las soluciones inteligentes para el almacenamiento de chapas y productos largos optimizan el flujo de material, mejoran el grado de utilización de la máquina e incrementan la seguridad en el trabajo y el proceso. Gracias al diseño compacto de una torre de almacenamiento es posible, por ejemplo, utilizar de forma óptima la valiosa superificie de producción como almacén provisional, almacenamiento intermedio, o para depositar reservas de material.

Nuestros componentes garantizan procesos fluidos y se encargan de la seguridad. Los campos de aplicación típicos son las protecciones de accesos a zonas peligrosas de máquinas o instalaciones. Nuestros sensores inductivos y ópticos comprueban y supervisan la presencia y la posición de chapas o paquetes de chapas. Y optimizan el desarrollo del proceso y garantizan de este modo una alta disponibilidad de la máquina o instalación.

[01] Protección de accesos, unilateral

Requisito:
Debe protegerse el acceso a una zona peligrosa de una máquina o instalación. A fin de garantizar una sencilla alimentación y evacuación de material, se deben utilizar sensores optoelectrónicos de seguridad.

Solución:
Los dispositivos de seguridad multihaz MLD 300/500 ofrecen soluciones económicas para la protección de accesos. Los modelos con transceptores con un alcance de hasta 8 m son particularmente fáciles de instalar. Para las protecciones extensas hay disponibles modelos de emisores/receptores con alcances de hasta 70 m. 

[02] Integración de sensores de seguridad

Requisito:
Se deben integrar varios sensores de seguridad en el control de la máquina o instalación. También se deben configurar funciones como el retraso para la liberación de un enclavamiento o enlaces de señal.

Solución:
El control de seguridad ampliable MSI 400 dispone ya en el módulo básico de 24 entradas/salidas seguras, así como de una interfaz Ethernet con protocolos Ethernet industriales. Gracias al software de configuración de licencia gratuita MSI.designer, la configuración se lleva a cabo de forma rápida y eficiente.

[03] Control de gálibo

Requisito:
Para evitar colisiones con el control de suspensión durante el proceso de entrada y salida del almacén se debe comprobar si sobresalen chapas metálicas en la zona de carga. Para detectar con fiabilidad incluso las chapas metálicas ligeramente torcidas, el control se debe realizar en varios puntos.

Solución:
Las fotocélulas autorreflexivas con supresión de fondo HT 25C llevan a cabo una detección de presencia fiable. Los sensores extremadamente compactos ofrecen la máxima flexibilidad y fiabilidad gracias a sus índices de protección IP 67 e IP 69K y a la supresión activa de la luz ambiental. 

[04] Detección de presencia de chapa metálica

Requisito:
Una vez que la unidad pick and place ha colocado la chapa metálica, se debe comprobar la presencia de la chapa metálica en el lugar de colocación para que se pueda iniciar el siguiente paso del proceso, como p. ej. la alimentación del material a la máquina.

Solución:
Las fotocélulas autorreflexivas energéticas FT 328i en la robusta carcasa de plástico con rosca metálica permiten una detección fiable del material. El sencillo ajuste según el material mediante la tecla de Teach permite una puesta en marcha rápida y sencilla. Como alternativa económica hay disponibles los sensores inductivos de la serie IS 200.

[05] Detección de presencia de chapa metálica

Requisito:
Una vez que la unidad pick and place ha recogido la chapa metálica, se debe supervisar continuamente la presencia de la chapa en la unidad para garantizar un proceso sin contratiempos.

Solución:
Las fotocélulas autorreflexivas con supresión de fondo HT 46C y HT 25C llevan a cabo una detección de presencia fiable. Los modelos con geometrías del punto de luz diferentes ofrecen una óptima adaptación a la aplicación. También hay disponibles fijaciones flexibles, cables y modelos IO-Link.

[06] Posicionamiento

Requisito:
Para posicionar el control de suspensión en la estantería en forma de torre se debe determinar la distancia con respecto a un punto de referencia predefinido.

Solución:
Gracias a su láser focalizado, los sensores ópticos de distancia ODSL 30 ofrecen grandes alcances de hasta 65 metros y, con una exactitud absoluta de medición de ± 2 mm, son idóneos para el posicionamiento exacto.